SOLLOZO AMERICANO*

Cuando América llora
entristecen las lenguas milenarias
ante el curso abierto de la cruel indiferencia.
Las flechas del hombre
penetran en el hombro de la sana inocencia,
intentando descartar
fortalezas desposeídas de futuro.
Cuando América llora
gime el aire ante múltiples culpables,
que oxidan sus credos
goteados de remordimiento.
Ante los altares de Dios
ángeles y demonios se disputan delirantes
como fieras en celo, a la pródiga tierra,
la piel del tiempo en la sumisión del día,
y al hombre, como último pájaro
que busca amparo en la cima de la esperanza.
Voces de América se arrodillan
sobre la selva hostil y sollozante,
y la humanidad enferma fluye
a través de lenguas llagadas de injusticia.
Siluetas infernales deforman las batallas,
partiendo suelos con los surcos del hombre.
Detrás de vengadores se oculta la muerte
por antiguas revelaciones existenciales,
depredan rostros sin credo
exiliados hacia paralelas razones.
América sangra por derrotas diluidas
sobre el cáliz de los delirios.
Racimos de dolores, tatúan sus suplicas
frente al destino de pañuelos blancos.
El vértice de la torturante quimera
punza olvidos entre los límites,
y brazos multiplicados rodean en cruz
la figura de América,
inaugurando rosarios benditos
en ofrenda por una aspirada libertad.

* Primer premio “Jorge Luis Borges” (George Zanun Editores 2007)
Del Libro LA REPUBLICA DE LOS TRISTES

MARY ACOSTA
Escritora argentina/española, Promotora literaria y Coordinadora de eventos literarios/artísticos – terapéuticos. Desarrolla una intensa actividad literaria (congresos, cafés literarios, presentaciones de libros en su país y en el extranjero).
Fue jurado en distintos eventos culturales. Poemarios publicados: “Mensajes del corazón” (1996), “Bajo el ala de un ángel” (2002) “En brazos de dos lunas”(2004).
Poemario y CD “Ceguera en el espejo” (2004). La república de los tristes (2007). Posee 2 libros inéditos, géneros: poesía (En la piel de Paulina) y Haiku (Haiku al natural).

Anúncios

BUITRES

(Comentario a una fotografia
de Kevin Carter de una niñita
desfalleciente acechada por un buitre)

Y volamos así, en círculos
engarzados en penas móviles
quitando la piel al mundo
enmascarándonos
antifaceándonos
¿alelados?
No.
Ya nada nos asombra.
Ya nada es inhumano.

Tragámonos hambres, guerras, pestes.
Sonreímos a los Jinetes.
Abrevamos Sus caballos.

Sudán es un lugar en Africa.
Sólo un lugar en un mapa.

Y esta ninã,
lo que pasa es que esta niña
tiene demasiados huesos.

(La calle mojada)

CECILIA CASTILLO
Profesora, poeta, cuentista y periodista chilena.
Nació en La Serena el 23 de abril de 1949 y vive en Iquique desde 1975. Con presencia en la literatura del norte, a pesar de sus escasas publicaciones: el poemario BOLEROS en diciembre de 1996 y el volumen de cuentos CACTAE, Mujeres del Desierto en diciembre de 2002.
Es miembro de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH) nº. 1831, y de la Sociedad de Escritores de Tarapacá (SETA).
Publicó, entre otras obras: La calle mojada (2003).

DOS POEMAS DE GABRIELA MISTRAL

LA TIERRA

Niño indio, si estás cansado,
tú te acuestas sobre la Tierra,
y lo mismo si estás alegre,
hijo mío, juega con ella…

Se oyen cosas maravillosas
al tambor indio de la Tierra:
se oye el fuego que sube y baja
buscando el cielo, y no sosiega.
Rueda y rueda, se oyen los ríos
en cascadas que no se cuentan.
Se oye mugir los animales;
se oye el hacha comer la selva.
Se oyen sonar telares indios.
Se oyen trillas, se oyen fiestas.

Donde el indio lo está llamando,
el tambor indio le contesta,
y tañe cerca y tañe lejos,
como el que huye y que regresa…

Todo lo toma, todo lo carga
el lomo santo de la Tierra:
lo que camina, lo que duerme,
lo que retoza y lo que pena;
y lleva vivos y muertos
el tambor indio de la Tierra.

Cuando muera, no llores, hijo:
pecho a pecho ponte con ella
y si sujetas los alientos
como que todo o nada fueras,
tú escucharás subir su brazo
que me tenía y que me entrega
a la madre que estaba rota
tú la verás volver entera.

*
*
*

GOTAS DE HIEL

No me cantes: siempre queda
a tu lengua apegado
un canto: el que debió ser entregado.

No beses: siempre queda,
por maldición extraña,
el beso al que no alcanzan las entrañas.

Reza, reza que es dulce: pero sabe
que no acierta a decir tu lengua avara
el sólo Padre Nuestro que salvara.

Y no llames la muerte por clemente,
pues en las carnes de blancura inmensa,
un jirón vivo quedará que siente
la piedra que te ahoga
y el gusano voraz que te destrenza.

GABRIELA MISTRAL
Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, conocida por su seudónimo Gabriela Mistral (Vicuña, 7 de abril de 1889 – Nueva York, 10 de enero de 1957), fue una destacada poetisa, diplomática y pedagoga chilena. Gabriela Mistral, una de las principales figuras de la literatura chilena y latinoamericana, es la primera persona latinoamericana y primera mujer americana en ganar el Premio Nobel de Literatura, el cual recibió en 1945.

Obras:
Sonetos de la Muerte (1914)
Desolación (1922)
Lecturas para mujeres (1923)
Ternura (1924)
Nubes blancas y breve descripción de Chile (1934)
Tala (1938)
Todas íbamos a ser reinas (1938)
Antología (1941)
Lagar (1954)
Recados, contando a Chile (1957)
Poema de Chile (1967, edición póstuma)
Almácigo (2008, edición póstuma de poemas inéditos)
Niña errante (2009, epistolario con Doris Dana)