ADORACIÓN

Tus manos presurosas se afanaron y luego,
como un montón de sombra, cayó el traje a tus pies,
y confiadamente, con divino sosiego,
surgió ante mí tu virgen y suave desnudez.

Tu cuerpo fino, elástico, su esbelta gracia erguía.
Eras en la penumbra como una claridad.
Era un cálido velo que toda te envolvía,
la inefable dulzura de tu serenidad.

Con el alma en los ojos te contemplé extasiado.
Fui a pronunciar tu nombre y me quedé sin voz….
Y por mi ser entero pasó un temblor sagrado,
como si en ti, desnuda, se me mostrara Dios.

MANUEL MAGALLANES MOURE
Poeta chileno nacido en La Serena, en 1878. Desde muy corta edad mostró una marcada preferencia por la poesía y las letras, constituyéndose con el correr del tiempo en una destacada figura del panorama literario de su país. Perteneció al Grupo de los Diez, pequeño círculo de intelectuales de variadas actividades, cuya creación artística se inspiraba en los postulados de León Tolstoi. Aunque falleció a la edad de 48 años, en 1924, dejó una amplia obra poética reunida en «Facetas», «La casa junto al mar» y «Florilegio».

Anúncios

DOS POEMAS DE GABRIELA MISTRAL

LA TIERRA

Niño indio, si estás cansado,
tú te acuestas sobre la Tierra,
y lo mismo si estás alegre,
hijo mío, juega con ella…

Se oyen cosas maravillosas
al tambor indio de la Tierra:
se oye el fuego que sube y baja
buscando el cielo, y no sosiega.
Rueda y rueda, se oyen los ríos
en cascadas que no se cuentan.
Se oye mugir los animales;
se oye el hacha comer la selva.
Se oyen sonar telares indios.
Se oyen trillas, se oyen fiestas.

Donde el indio lo está llamando,
el tambor indio le contesta,
y tañe cerca y tañe lejos,
como el que huye y que regresa…

Todo lo toma, todo lo carga
el lomo santo de la Tierra:
lo que camina, lo que duerme,
lo que retoza y lo que pena;
y lleva vivos y muertos
el tambor indio de la Tierra.

Cuando muera, no llores, hijo:
pecho a pecho ponte con ella
y si sujetas los alientos
como que todo o nada fueras,
tú escucharás subir su brazo
que me tenía y que me entrega
a la madre que estaba rota
tú la verás volver entera.

*
*
*

GOTAS DE HIEL

No me cantes: siempre queda
a tu lengua apegado
un canto: el que debió ser entregado.

No beses: siempre queda,
por maldición extraña,
el beso al que no alcanzan las entrañas.

Reza, reza que es dulce: pero sabe
que no acierta a decir tu lengua avara
el sólo Padre Nuestro que salvara.

Y no llames la muerte por clemente,
pues en las carnes de blancura inmensa,
un jirón vivo quedará que siente
la piedra que te ahoga
y el gusano voraz que te destrenza.

GABRIELA MISTRAL
Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, conocida por su seudónimo Gabriela Mistral (Vicuña, 7 de abril de 1889 – Nueva York, 10 de enero de 1957), fue una destacada poetisa, diplomática y pedagoga chilena. Gabriela Mistral, una de las principales figuras de la literatura chilena y latinoamericana, es la primera persona latinoamericana y primera mujer americana en ganar el Premio Nobel de Literatura, el cual recibió en 1945.

Obras:
Sonetos de la Muerte (1914)
Desolación (1922)
Lecturas para mujeres (1923)
Ternura (1924)
Nubes blancas y breve descripción de Chile (1934)
Tala (1938)
Todas íbamos a ser reinas (1938)
Antología (1941)
Lagar (1954)
Recados, contando a Chile (1957)
Poema de Chile (1967, edición póstuma)
Almácigo (2008, edición póstuma de poemas inéditos)
Niña errante (2009, epistolario con Doris Dana)

VOCÊ SEMPRE VAI ESTAR

Onde existir um sorriso de criança
Você sempre vai estar
Numa roda de amigos
Entre pandeiros e canções
Vou lembrar de você

Onde houver flores e saudade
Você sempre vai estar
No café do fim da tarde
Nas manhãs dos meus domingos
Vou lembrar de você

Onde houver gestos de ternura
Você sempre vai estar
Na beleza do pôr-do-sol
Na comédia ou na aventura
Vou lembrar de você

Onde houver uma seresta afinada
Você sempre vai estar
No suspiro de um pássaro sem rumo
No abraço mais fraterno
Vou lembrar de você

E quando tudo me parecer estar perdido
Vou lembrar de você
Mesmo que o mundo me vire as costas
Sei que você estará sempre me olhando
Me pedindo para seguir em busca da verdade
Porque você um dia me disse:
“Mesmo que o mundo te faça triste
Sempre acredite no bem da humanidade”

BENEDITO SALDANHA
Nasceu em Viamão, Estado do Rio Grande do Sul. É pesquisador e escritor, funcionário público municipal desde 1995. Criador do Sarau com Ritmo (exibido mensalmente no Centro Cultural CEEE). Publicou os livros A Mocidade do Partenon Literário, Laços Eternos e Luciana de Abreu. Idealizador do Concurso Poético Expresso das Letras (seis edições consecutivas). É Presidente da Academia de Letras e Artes de Porto Alegre e do atual Partenon Literário, foi jurado do Concurso de Poesias do BANRISUL e do Concurso Histórias do Trabalho da Prefeitura Municipal de Porto Alegre. Foi empossado em 2010 como membro da Academia de Letras do Brasil.

E-mail: expressoletras@yahoo.com.br
Fone: 9336-6540/3446-4298.